viernes, 7 de octubre de 2011

Los favoritos mios

El centro de la generación de Panda en Xián. Qué bonitos son!


La fiesta mensual de farolillos por la noche de la luna llena en Hoi An, Vietnum. Quiero ir algún día!



Mi querido dulce de leche!
Hace tiempo que no lo saboreo... Lamento que no se lo venden en Tokio.




11 comentarios:

  1. cuando he visto los ositos pensaba que eran peluches! Preciosos los farolillos :)
    Hoy estaba leyendo un articulo sobre los japoneses y decía que los japoneses nunca muestran su afecto en público, solo se sonrien. ¿Es cierto?

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonitos los osos panda! ¿Por qué no cuentas un poco más de esa fiesta con farolillos?, debe ser maravilloso verlos. ¡Ese flan con dulce de leche tiene un aspecto delicioso!
    Besos,
    Chari

    ResponderEliminar
  3. Como no son peluches?? Que ternura por dios y el dulce de leche genial que delicia,y si es cierto cuentanos sobre la fiesta de los farolitos por favor

    ResponderEliminar
  4. De verdad que quieres comer dulce de leche? me pone muy contenta que quieras saborearlo ya que es un dulce inventado por nosotros los argentinos.Una vez escuché a un guía de turismo que cuando él, en Argentina, les hacía probar a los turistas japoneses no les gustaba porque era muy dulce.
    Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
  5. Gracias Alicia, No son peluches. :) Tu indicación sobre los japoneses es correcta e incorrecta. No tenemos la costumbre de hacer besito. Es muy raro abrazarnos fuera. Enseñamos el afecto con algo modesto. Creo que es la manera distinta de vosotros. ;)

    ResponderEliminar
  6. Gracias Chari y Kattia, Por casualidad encontré la fiesta de farolillos en el catalogo turismo. Se celebra en Hoi An, por la noche de la luna llena. Después de anochecer, apagan la luz de la ciudad y se encienden los farolillos con la claridad de luna. Están los puestos. Quiero pasear por la ciudad fantástica.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Norma2, Sí, es verdad querer el dulce de leche inmediatamente. Ese sabor me invita el buen recuerdo con exprofesora de español. Siempre me lo trajo de Buenos Aires. No tenemos la costumbre de tomar tantos dulces en una vez, por eso me parece que los viajeros japoneses se lo sorprendieron mucho. No es muy dulce, sino mucho para unos japoneses. Pero me gusta muchísimo!

    ResponderEliminar
  8. Holaaaa, al igual que Alicia, pensé que los ositos eran de peluche, que cositas más lindas, unos pequeños divinos!!!.
    La fiesta de los faroles me hizo recordar de la noche de las velitas que se celebra en Colombia y en la que se encienden muchas velitas, se elevan faroles y se adornan las calles muy lindo.
    Y el dulce de leche :d deliciosoooo.
    Abrazos,
    Piedad

    ResponderEliminar
  9. Gracias Piedad, ¡Que bien estar una fiesta misma en Colombia! Me parece muy rómantico esa fiesta.

    ResponderEliminar
  10. Los pandas cachorros son preciosos! A mí me pasó lo que a Alicia, pensé que eran peluches! Y la fiesta de los farolillos tiene que ser fantástica. Cada vez que leo tu blog me entran más ganas de visitar Japón, pero tengo la sensación de que necesitaría muchos días, ¡hay tantas cosas que ver!

    ResponderEliminar
  11. En cualquier momento empiezo a mandar dulce de leche para allá y te aviso!!! Impensable que le guste a gente del otro exacto lado del planeta!!!! Me encanta el post!

    ResponderEliminar