martes, 6 de octubre de 2015

Último día de Buenos Aires

El viaje termina sin duda. Tuve que volver la vida cotidiana. Por la mañana tranquila del último día de Buenos Aires, paseé por Jardín Botánico meditando sobre el recuerdo del viaje. Qué bonito jardín! Este viaje fue un regalo para mí misma. Estaré adicta a las vacaciones tan largas.
Partí a París con un montón de recuerdos y alfajores (los compré más en el aeropuerto!) y dos empanadas caseras afectuosas.













No soy corredora de alfajores ni dulce de leche.


Antes comía sus empanadas con frecuencia.


Apéndice
No puedo comer tanta carne como los argentinos, pero me gusta el helado a más no poder! Antes del viaje, había encontrado la heladería Jauja en Internet. Me encantó, así que comí sus helados dos veces en un día. La crema de maní fue muy rica. Chocolate con naranjita también. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario